Propiedades de la mandarina

La mandarina, una fruta con muchas propiedades y que está en su mejor momento [Foto: diariovasco.com]

Pequeñas y sabrosas

Las propiedades menos conocidas de la mandarina

El escritor Alejandro Dumas indicaba que las mandarinas eran mejores que las naranjas, “procede de China, es más pequeñas que nuestras bolas de billar, existen mandarinas del tamaño de una nuez…, su carne es muy dulce y contiene poco zumo”.

diariovasco.com | 20/11/2015 |

Muchos asocian las propiedades de la mandarina con las de la naranja, pero sin embargo son muchas las características que diferencian a ambos cítricos. Y es que son muchos los que prefieren el sabor de la mandarina, así como la facilidad para pelarla, siendo menos engorrosa que la naranja en la mayoría de sus variedades. Procede también como la naranja del continente asiático.

Su nombre viene de su semejanza con el color de los trajes de los mandarines chinos

Parece ser que el nombre proviene por la similitud existente entre el color de su piel y el color de los trajes o vestidos que llevaban los mandarines chinos, que eran los que gobernaban en dicho país.

Curiosamente en España no lleva implantada hace mucho tiempo. Su cultivo comenzó, al igual que en muchos otros lugares de Europa, en el siglo XIX. Es en Valencia donde se encuentra focalizada la mayor producción de mandarina de la península, lo que supone un 90% de la producción total.

Aquellos que siguen la medicina natural consideran que la mandarina es digestiva y que da ganas de comer, que excita el apetito. Asimismo, que combate la hipertensión arterial y que es una buena aliada contra el insomnio.

En la actualidad se pueden encontrar envases con zumo de mandarina, pero no es una fruta que tenga mucho líquido, mucho zumo, en comparación con la naranja, que por volumen y rendimiento da más. Otra cosa es el aprecio al sabor de la mandarina que se puede encontrar en su zumo.

Tiene menos vitamina C que la naranja, aunque tiene, evidentemente, altas cantidades de ácido cítrico, al igual que potasio y magnesio. Algo llamativo, algo para fijarse en el mercado, es ver cómo evolucionan las mandarinas que nos podemos encontrar.

Dado que hay bastantes variedades, y que por lo tanto su periodo de maduración es diferente, podremos ver en el mercado mandarinas con la piel más gorda, luego un poco más grandes, más adelante con la piel fina…

Las mejores mandarinas, las que pesan

Eso sí, a la hora de comprarlas hay que buscar las que más pesen, las más robustas. Esta cualidad viene a decirnos que están llenas de jugo, aunque no tengan mucho. Y respecto a la frescura conviene prestar atención al olor.

Si cogemos una mandarina del árbol, inmediatamente su olor nos inunda. Por lo tanto, si la mandarina huele, mantiene su aroma, viene a decir que ha sido recolectada hace poco, que no se ha cogido verde y se ha dejado madurar en la cámara frigorífica. A partir de ahí, simplemente abrirlas y comer sus gajos. También se puede utilizar en multitud de platos para darles un toque de sabor diferente.