Recetas con brillo

Las recetas de chocolate siempre lucen mejor con un toque de brillo. [Foto: diariovasco.com]

Técnicas

Haz que tus recetas tengan un brillo único

Dar brillo a las recetas, ya sean dulces o saladas, tiene truco. Descubre los secretos de los cocineros profesionales y consigue un acabado de anuncio

diariovasco.com | 20/04/2018 |

Conseguir que una receta tenga un brillo de expositor de pastelería y haga salivar  con solo mirarla tiene truco. Tartas, pasteles e incluso preparaciones saladas son susceptibles de ser rematadas para obtener un destello único sin alterar su sabor.

La gelatina o el huevo batido son algunas de las formas de dar brillo a nuestras recetas

Para dar brillo a las recetas se pueden usar varias técnicas. Una de las más versátiles y populares es la del huevo batido. Esta técnica se utiliza para dar brillo, sobre todo, a masas. Ya sea para preparaciones dulces o calientes, el truco aquí consiste en batir el huevo y embadurnar las masas antes de hornearlas. Es muy habitual su uso en empanadas, ensaimadas, hojaldres y bollos como el brioche.

De hecho, últimamente arrasan en las redes sociales las imágenes de dulces con una cobertura con un brillo espejo, que hace de las tartas auténticas obras de arte. Para conseguir este acabado que hace parecer los platos de materiales como mármol o incluso metal, se aplica una cobertura elaborada con polvo de gelatina, agua, glucosa, azúcar, leche condensada, colorante alimentario y chocolate.

Sea cual sea la disolución que se utilice, hay una herramienta que resulta imprescindible si se quiere conseguir un buen acabado, el pincel de cocina. Muy manejables y fáciles de utilizar, ya que normalmente son de silicona, los pinceles ayudan a abrillantar sin crear ‘charcos’ en la preparación ni desmontar el emplatado.

Dar brillo a platos salados

A la hora de dar brillo a pequeñas recetas como canapés o pintxos, un buen truco es utilizar gelatina. Para hacerlo, se puede utilizar gelatina en cualquier de sus formatos. En caso de utilizar la gelatina en láminas, por ejemplo, tras hidratar las hojas en agua fría, se diluye la gelatina en agua caliente y se deja enfriar. Es importante dejar que baje su temperatura antes de pincelar, ya que si no puede estropear la receta.

Esta técnica se puede utilizar también con platos dulces. De hecho, la gelatina es muy utilizada para dar brillo a tartas y pasteles. Si se le va a dar este uso, muchos aprovechan para dar un toque de sabor al plato con el propio brillo o glaseado, para ello, a la hora de preparar la gelatina, se le añade a ésta un poco de azúcar, zumo de limón o incluso algún toque de licor.