Mertín

Martín Berasategui, Cocina con garrote [Foto: DV]

Un libro imprescindible

Cocina con Garrote de Martín Berasategui

150 recetas fáciles y sabrosas

| diariovasco.com | 27/05/2016 |

“Tenemos invitados y quiero presentar algo diferente pero no quiero meterme en líos” me dijeron. Así que yo dije: “abrimos un libro de cocina y vemos lo que hay.” “No, que eso es un lío y nunca salen bien” me insistieron. Probemos con este nuevo libro de Martín Berasategui.

Dicho y hecho. Un buen libro de cocina se distingue, fundamentalmente, porque es práctico, es claro, es realista y si, además, es entretenido, mejor que mejor. Que he tenido en mis  manos un libro de cocina de los de postín que no traía las cantidades en los ingredientes.

Los libros de Martín se distinguen porque son muy claros, las medidas son exactas y no hay mentiras en el proceso, lo explica todo paso a paso. Este último libro suyo trae fotos del paso a paso para que no pierdas detalle y sepas por dónde va tu elaboración. Y trae trucos en casa receta que son cosas prácticas, algunas sabidas, pero que, a veces, conviene recordar.

150 recetas contadas, desde los entrantes hasta los postres. Todo muy sencillo, de andar por casa y con los aparatos que todos tienen en casa sin liarse con técnicas complicadas manteniendo la filosofía del Sr. Berasategu de que todo el mundo puede cocinar y que se puede hacer en casa de una manera divertida. Con productos sencillos, el consabido bacalao, pollos de varias formas (hasta una receta de pollo frito con muy buena pinta), carne de cerdo en varias preparaciones, un guiso de época de crisis y hasta el bocata Lasarte que eso sí, lleva ostras para hacer una mayonesa pero que ya dice el maestro que se pueden sustituir.

En definitiva Cocina con Garrote, el último libro de cocina de Martín Berasategui editado por Grijalbo es el libro de cocina que merece la pena tener para hacer un menú variado sin que te cueste y que no sea un gran problema, el la respuesta ideal a la pregunta “¿Qué hago hoy para comer?” Recetas sencillas con productos que se entienden. Al final hicimos guacamole con anchoas y el plato salió perfecto, hubo aplausos.

Lo que nunca acabaré de entender es lo del “garrote”, si la cocina es un ejercicio de amor que te da serenidad y que puede llegar a calmar el espíritu el garrote siempre me ha parecido un poco duro. Pero es su seña de identidad.