Frutos secos y salud

Los frutos secos aportan salud [Foto: diariovasco.com]

Grandes beneficios

Frutos secos, salud en pequeñas dosis

Todos los expertos recomiendan el consumo diario de frutos secos por sus beneficios a la salud: el aporte de minerales, vitaminas, proteínas o fibra, que los han convertido en unos alimentos cardioprotectores

diariovasco.com | 01/07/2014 |

Muchos alimentos ayudan a mantener el cuerpo sano, pero pocos lo hacen de una forma tan efectiva como los frutos secos. Compuestos en menos de un 50% por agua, en su composición apenas incluyen hidratos de carbono. Así, uno de los grandes beneficios que aportan estos alimentos es que son ricos en grasas insaturadas que ayudan a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno. También ejercen como un buen antioxidante gracias a las vitaminas E y C, que ayudan a prevenir enfermedades degenerativas y el envejecimiento.

Los frutos secos suponen un aporte extra de las necesidades nutricionales que pide el cuerpo

Un caso muy especial es el del chocolate negro con frutos secos. Tomado con prudencia y moderación, han demostrado ser un cardioprotector el doble de efectivo. En el caso del chocolate negro porque ayuda a reducir la tensión arterial, y en el de los frutos secos por actuar de una forma positiva sobre el colesterol. Pero, como decimos, su alto nivel de calorías hace que este producto no pueda ser de un consumo diario.

Bueno para las embarazadas

Además, durante los meses de embarazo la dieta merece un cuidado especial y, en este aspecto, productos como la nuez, el pistacho, la almendra o la avellana son una buena opción para cubrir las necesidades que el organismo demanda. Las razones son dos: por un lado, hay que tener en cuenta que todos estos productos tienen una importante cantidad de propiedades nutricionales y, por otro, ayudan a eliminar alergias futuras al bebé. Por citar un par de ejemplos, tanto los higos como las almendras son productos de consumo obligatorio en estos meses.

En el caso de los higos, son un aporte extra de minerales tales como potasio, calcio, sodio o magnesio que facilita la buena función nerviosa y muscular. Pero no sólo eso, sino que ayudan a prevenir tanto las típicas molestias que sufren las mujeres como la fatiga y los calambres musculares que se suelen dar en las embarazadas.

Otro alimento muy completo son las almendras. Y es que contienen vitaminas (B y E) además de calcio y omega-6, que las convierten en un ingrediente muy satisfactorio. Gracias a todo ello se benefician las delicadas zonas grasas del bebé, así como el buen crecimiento óseo del feto.