Freidora sin aceite

Un ejemplo de freidora que no utiliza casi aceite [Foto: Diariovasco.com]

Electrodoméstico de moda

¿Fríen las freidoras sin aceite?

Las freidoras sin aceite se presentan como una sana alternativa a las tradicionales, pero sobre ellas se cierne la duda de si realmente los alimentos que con ellas se cocina tienen el mismo sabor y la misma textura que con las freidoras con aceite.

Diariovasco.com |

Aparecieron hace casi dos años en nuestras tiendas de electrodomésticos y grandes superficies y cada vez están más presentes en nuestras vidas. Las freidoras sin aceite han sido uno de los regalos estrella de estas navidades ya que se presentan como unos electrodomésticos sanos, limpios y modernos.

Los productos que cocinan las freidoras sin aceite tienen menos calorías, pero un distinto sabor

A base de aire caliente, la máquina va cocinando los alimentos, aprovechando la grasa natural que tienen muchos alimentos frescos, o incluso congelados. No obstante, los fabricantes suelen recomendar añadir media cuchara de aceite a los alimentos antes de freírlos para que queden más crujientes

Al funcionar con esa una única media cucharada de aceite, se reduce de manera considerable el valor calórico de los alimentos que con ellos se cocinan. Además, prácticamente no desprenden olor, por lo que no es necesario ventilar la cocina o incluso la casa después de utilizarlas, como suele suceder con las freidoras más clásicas. Otros puntos a su favor son el ahorro de aceite que permiten estos electrodomésticos, que se puedan guardar en cualquier armario o caja y que son fáciles de limpiar, al ser desmontables y, en muchas ocasiones, incluso aptas para el lavavajillas. Un buen número de reclamos que convierten en una buena solución para cualquier cocina.

Detractores de las freidoras sin aceite

Pero estas freidoras, en muchos casos, no han terminado de convencer. El primer argumento que utilizan sus detractores es que una freidora, sin aceite, no puede freír, así que consideran que en muchas ocasiones llevan a engaños. Y ello se nota, principalmente, en el sabor y textura de algunos alimentos como las patatas fritas o las croquetas. Se puede decir que son unas máquinas que cocinan y que incluso lo hacen de manera sana, pero el resultado difiere del de la clásica freidora.

En el lado de la balanza de los inconvenientes, encontramos también su mayor consumo eléctrico (alrededor de un 25%), su menor velocidad, el ruido que genera por su sistema de ventilación y su precio, que suele ser algo más elevado que el de las freidoras que funcionan con aceite.

TAGS




sukaldaTU por Ainara López

Destacamos: