diferencias entre fresa y fresón

Fresas o fresones, todos son deliciosos [Foto: diariovasco.com]

No son lo mismo

¿Existen diferencias entre la fresa y el fresón?

Nos gusta comerlas directamente, hay quien prefiere espolvorearles azúcar o partirlas en pedazos e introducirlas en un cuenco de yogur. Bañadas en chocolate fundido representan una magnífica combinación. O de una manera que sorprende a muchos: fresas maceradas en vinagre y azúcar.

diariovasco.com | 05/02/2016 |

Existen diferencias entre la fresa y el fresón aunque muchas veces no lo tengamos en cuenta. Ha sido siempre uno de los placeres de la primavera, pero desde unas décadas podemos encontrar fresas prácticamente todo el año. ¿O no son fresas? Habitualmente lo que consumimos son fresones, que no tienen nada que ver. Pertenecen a la misma familia y mismo género, pero unas son “Fragaria vesca” y los otros son “Fragaria x ananassa”.

Una de las diferencias entre la fresa y el fresón es que las primeras son menores

El fresón es un híbrido obtenido en el siglo XVIII por botánicos franceses. Lo consiguieron en la localidad de Brest en 1776, trabajando sobre una variedad silvestre californiana y otra chilena. De ahí partieron todas las fresas y fresones que prácticamente se comen en todo el mundo en la actualidad.

Distinguirlas es sumamente sencillo: las fresas son pequeñas, muy pequeñas en comparación con algunos fresones, y tiene un sabor más pronunciado, más nítido, fácilmente recordable para el que ha tenido la oportunidad de comerlas.

Suelen ser más caras porque son estacionales, las fresas se dan justo en la primavera, y se venden en las inmediaciones de donde se recogen porque son muy delicadas y se echan a perder muy pronto cuando se transportan a distancias considerables.

Cada vez es más difícil encontrar las fresas salvajes en algún huerto o en el campo. Hay zonas donde su producción es muy famosa y estimada, como ocurre con las fresas de Aranjuez. En temporada suele salir un antiguo tren de cercanías los fines de semana con destino a dicha localidad madrileña, en el que reparten fresas.

Huelva, el 90%

Las variedades híbridas que han producido el fresón se han multiplicado y se pueden encontrar todo el año. Algunas dan sus frutos desde diciembre a junio, mientras que otras son más tardías. Entre los productores se ha buscado, indirectamente, una complementación.

Así, en la provincia de Huelva, donde se cultiva el 90% del fresón que consumimos, sus productos son los tempranos. En la zona del Maresme catalán el fresón se comercializa a partir del mes de junio, por el tipo de variedad que utilizan.

Una de las ventajas que tienen los fresones es que aguantan más tiempo y no tienen demasiado problema con el transporte, por lo que llegan, convenientemente embalados y refrigerados, hasta Centroeuropa.

Una característica que tienen tanto la fresa como el fresón es que una vez que se han sacado de la mata ya no maduran. Por eso suelen estar más dulces cerca de donde se producen.