espárragos

Los espárragos blancos ya están en los mercados [Foto: diariovasco.com]

Espárrago blanco

Manjar de primavera

Desde hace algunos días ya se pueden encontrar en la mayoría de mercados y fruterías espárragos blancos de Navarra, todo una delicia si se sabe cómo cocinarlos

diariovasco.com | 26/03/2014 |

Los espárragos naturales o blancos suelen aparecer cada año, más o menos, alrededor del Día de San José. Depende de los factores climatológicos, pero, al menos este año, los espárragos no han faltado a su cita y ya están entre nosotros. Aunque su punto óptimo suele llegar hacia mayo, lo cierto es que los que podemos encontrar ya en los mercados son muy sabrosos.

El espárrago es un alimento que a aquellas personas que únicamente lo han probado en conserva sorprenderá. Por muy buena o cara que sea la marca seleccionada, nada tiene que ver un espárrago natural con uno en conserva. Los primeros, son mucho más ligeros y delicados, uno puede comerse muchos más que de los de en conserva.

Aunque son varias las formas en las que se pueden cocinar, la más frecuente es cocerlos y tomarlos con aceite y vinagre o una mayonesa. Como resulta lógico, el ejercicio de pelarlos y cocerlos es clave para que el plato salga redondo. Los espárragos se pueden pelar con un pelapatatas o un cuchillo normal, siempre desde la yema al final del tallo, con el objetivo de quitarles esas incómodas hebras. Además, también hay que cortar la parte más ‘tiesa’ del tronco, es decir, el final del tallo.

Espárragos, en cazuela alta

Una vez pelados, los espárragos se suelen poner en una cazuela alta, con las yemas hacia arriba. Todo el espárrago, salvo su parte más alta, debe estar cubierta de agua y se le suele echar un puñado de sal (más o menos media cucharada por cada litro de agua) y otro de azúcar (la mitad que de la sal). Alrededor de un cuarto de hora de cocción debería ser suficiente, pero siempre se puede pinchar con un tenedor uno de los espárragos para ver si están en su punto. Un exceso de cocción hará que pierdan sabor, ya que quedarán aguados. Hay que señalar también que los espárragos blancos se pueden tomar tanto templados como a temperatura ambiente.

Además, también se pueden hacer al horno, con un poco de aceite y sal; con un huevo escalfado, en tortilla o revuelto, rebozados… El espárrago natural es un alimento muy sano que además da mucho juego en la cocina.