Destilerías Acha

Vermut Acha en sus versiones más tradicionales y sorprendentes [Foto: diariovasco.com]

Bebidas espirituosas

Destilerías Acha: calidad y tradición

Fundada en 1831 en Bilbao, Destilerías Acha no solo es la empresa más antigua del País Vasco, sino la destilería más antigua de toda España.

diariovasco.com | 08/10/2018 |

Manuel Acha, el fundador y tatarabuelo del actual director general, viajó a Alemania para poder ver el modelo de las máquinas que utilizaban en las destilerías y se inspiró en aquel modelo para montar su fábrica en Amurrio en 1980. En la actualidad, ésta sigue siendo la fábrica de Destilerías Acha y cuenta con un museo en el que se puede aprender la historia de los destilados y de la empresa.

Los comienzos de la destilería fueron con los espirituosos de la época: los brandys, que al principio eran conocidos como cognacs, aguardientes y todo tipo de bebidas 'nocturnas'. La herencia familiar siempre ha estado presente en esta empresa; de hecho, uno de sus licores más afamados de sus años dorados en los 60 fue el licor Karpy. Un licor de naranja cuyo nombre provenía de la mezcla del nombre de las dos nietas del fundador: Carmen y Pilar.

Con el paso de los años han ido apostando por nuevas bebidas, algunas de las cuales han resultado un éxito y otras no tanto. No obstante, esa perseverancia que caracteriza a Acha ha logrado que en la actualidad cuenten con más de 250 referencias de producto.

En su portfolio se encuentran licores de todo tipo, desde la crema de tequila de fresa que tan de moda está en pleno 2018, hasta el más refinado vermut, pasando por los licores, ginebras, vodka, whisky, absenta y por supuesto, el clásico pacharán Atxa. Toda la gama de productos del mundo espirituoso reunida bajo un mismo techo.

Acha es la única destilería que ofrece a sus clientes hasta 50 tipos de ginebras distintas, además su gran variedad de vermut no tiene punto de comparación en el mercado. Su abanico de vermuts no tiene nada que envidiar a ninguna otra destilería. Crean auténticos vermuts de calidad, vermuts con la fórmula antigua, con destilado de naranja, de mango, con sidra natural, o incluso un vermut sparky, con gas dentro de la botella, el único del mundo de estas características.

Hace dos años, Destilerías Acha recibió el premio a la empresa más innovadora del País Vasco. Un reconocimiento a su capacidad de desarrollo de los productos

Su saber hacer les ha hecho ser exportadores de ginebra en Inglaterra y de vodka en Rusia. El porqué a este singular hecho se debe a que siguen fabricando las bebidas con el método tradicional, mediante alambiques de cobre, un reclamo que no pasa desapercibido en el extranjero.

La innovación, siempre presente

Además de la clásica variedad de bebidas espirituosas, han desarrollado una rama de destilados orgánicos. El vermut ecológico aún se encuentra en proceso de desarrollo. No obstante, su ginebra ecológica, ron ecológico y vodka ecológico son todo un éxito. Una empresa en constante renovación que escucha a los consumidores y cubre las tendencias del mercado.

Destilerías Acha se encuentra en constante expansión, motivo por el que cuentan con tres líneas de negocio: la línea de negocio nacional, la internacional que engloba toda Europa, Asia, Estados Unidos y Sudamérica, y la línea de marcas de terceros. Esta última se encarga de elaborar, embotellar, envasar y etiquetar el producto que el cliente más desee.

Hace dos años, Destilerías Acha recibió el premio a la empresa más innovadora del País Vasco. Un reconocimiento a su capacidad de desarrollo de los productos, tanto propios como de terceros.

La innovación está presente en todo momento, pero también la tradición, calidad y el desarrollo de los productos. De hecho, sus trabajadores están muy orgullosos de su trabajo, ya que los productos que ofrecen se elaboran a base de calidad y esfuerzo y trabajo diario. Agustín Martín, adjunto a la Dirección, declara que “intentamos mejorar día a día. Si algo no sale bueno, de ginebra, vermut, o lo que fuera, porque la formulación ha fallado, se repite hasta que el producto está en condiciones no óptimas, sino inmejorables. Y eso es lo intentamos poner en valor”.