Cómo desalar el bacalao

El bacalao, un pescado con el que preparar recetas exquisitas [Foto: diariovasco.com]

Consejos

Desalar el bacalao, un proceso sencillo

36 horas es el tiempo suficiente para desalar el bacalao, un pescado protagonista en recetas clásicas de la cocina vasca y que puede ser disfrutado en todas sus formas

diariovasco.com | 16/03/2016 |

Desalar el bacalao es un proceso sencillo que se puede realizar en casa en un tiempo de 36 horas. Sólo es necesario un bol con agua y un frigorífico para dejar el bacalao en su punto, apto para preparar con él infinidad de recetas que siempre son apreciadas por nuestros paladares.

Para desalar el bacalao el tiempo recomendado para tenerlo en remojo es de 36 horas

Lo primero que hay que hacer es lavar el bacalao bajo el chorro del grifo con agua fresca. Después, debemos buscar un recipiente del tamaño adecuado y dejarlo sumergido en abundante agua. Este recipiente, deberá ser guardado en el frigorífico, para que esté a una temperatura baja uniforme.

Este proceso durará 36 horas y se recomienda cambiar el agua cada doce horas. Si los trozos de bacalao son demasiado gruesos, siempre se recomienda alargar el proceso de desalado hasta las 48 horas. A partir de ese momento, estará en el punto óptimo para cocinarlo.

Además, no son pocas las personas que lo dejan remojar finalmente un par de horas en leche, lo que no aporta sabor, pero sí jugosidad y blancura. Ese tiempo remojado en leche se agradece sobre todo cuando se quiere rebozar o confitar el bacalao, mientras que si se quiere preparar cocido, los expertos recomiendan poner la mitad del contenido del recipiente de agua y la otra mitad de leche.

El bacalao sirve para confeccionar una larga lista de recetas. Y es que el bacalao es un pescado muy agradecido en la cocina. Sirve para ser condimento principal en buñuelos o croquetas, pero también en tortilla es muy apreciada. De hecho, el bacalao es, junto a la txuleta y la sidra, uno de los tres pilares de los menús de sidrería.

Así, el bacalao también se puede cocinar en piperrada, es decir, frito con cebolla y pimientos. Rebozado también es muy bueno y, si se hace al horno, hay que tener cuidado con que no se reseque, ya que podría quedar un sabor demasiado fuerte.

Bajo contenido graso

La carne del bacalao es rica en proteínas y posee una generosa variedad de vitaminas y minerales. Además, posee un bajo contenido graso, ya que las grasas son almacenadas en el hígado que, a su vez, se utiliza para la fabricación de aceite de pescado.