Historia de la receta cordon bleu

El cordon bleu, una receta que ha evolucionado a fórmulas más sencillas [Foto: diariovasco.com]

Historia

Cordón bleu: la historia de una receta que señalaba al mejor cocinero

El cordón bleu es una fórmula que no ha sucumbido antes otras modernidades similares, como es el caso de los sanjacobos o los nuggets. Esta preparación de escalope, jamón y queso, todo ello rebozado, tiene su origen en Francia

diariovasco.com | 25/02/2016 |

La historia de la receta del cordón bleu tiene su origen en Francia, aunque esa cinta azul era un símbolo en la cocina antes de dar el nombre a una receta que perdura hoy en día. Y es que en la época de Enrique III, allá por el siglo XVI, en Francia se distinguía con una cinta azul a aquellas personas que habían recibido la Orden del Caballero del Espíritu Santo, la más alta distinción de la época.

El cordón bleu era una cinta azul que servía de distinción y que la llevaban los mejores cocineros

Esa cinta azul o ‘cordon bleu’ servía también para referirse a aquellos cocineros que sorprendían por su alto nivel a una monarquía muy acostumbrada a los suculentos banquetes en el palacio. Estos cocineros solían atar sus delantales con una cita de color azul que evocaba aquella distinción. Y uno de ellos, de quien no se conoce el nombre, se inventó una receta que ha sobrevivido durante siglos.

Y es que optó por alterar una forma de preparar la carne tan típica francesa como es el escalope: un filete fino empanado. Por ello, utilizó jamón, queso gruyere y dos filetes para inventar un suculento plato que encantó a los comensales y que, como reconocimiento, se bautizó con el mismo nombre que tan importante distinción.

La receta ha evolucionado

Aquella receta fue tremendamente popular en Francia y, con el paso del tiempo, ha evolucionado dentro y fuera de sus fronteras. La misma fórmula, aunque sustituyendo la ternera por pechugas de pollo, es una variante muy popularizada. Los diferentes tipos de quesos que se pueden utilizar en esta preparación, así como las variedades de jamón o incluso bacon que se incluye en algunas recetas, hacen del cordón bleu una fórmula culinaria con muchos matices.

En nuestro entorno, el cachopo asturiano es muy similar al cordón bleu más tradicional. Se trata también de dos finos filetes de carne, rellenos de jamón y queso (para ‘asturianizarlo’ aún más se puede poner queso de Cabrales), aunque sus cantidades suelen ser realmente generosas y por ello en ocasiones se comparte a modo de ración entre varios comensales.

Sea cual sea su variante, es importante freír los filetes empanados y rellenos en su punto justo, ya que no es sencillo conseguir que la carne no se seque y quede un interior jugoso.