Pan bao

Es habitual que la ranura se pegue o cierre al hacer el pan bao al vapor. [Foto: diariovasco.com]

Cocina internacional

¿Conoces el pan bao?

El pan bao, blanco, esponjoso y delicioso, podría ser considerado la versión asiática del bocadillo o el sándwich

diariovasco.com | 13/04/2018 |

El pan bao es una especie de bollito de pan que ofrece la que ahora podría ser considerada la versión más ‘chic’ del bocadillo. Se dio a conocer gracias alstreet food y ahora los restaurantes más modernos y los locales asiáticos de prestigio lo incluyen en sus cartas.

El pan bao es ligero, esponjoso y casa a la perfección con diferentes sabores

Su forma hace del pan bao un aliado perfecto para comer en la calle y a cualquier hora del día. El bollito no está abierto del todo por uno de los extremos. Tiene un tamaño cómodo para coger con una mano, es redondo y presenta un corte que deja una parte unida; perfecta para que no se desparrame todo y no nos manchemos la mano, ya que el truco está en colocar justo esta parte en la palma de nuestra mano.

Por  el otro lado, su sabor y textura hacen del pan bao un bollo muy versátil, ya que presenta un aroma muy suave y un resultado muy blandito, que hace que se pueda rellenar con infinidad de opciones diferentes. Aunque lo habitual es disfrutar del pan bao con un corazón de carne, pollo o pescado y verduras. El toque de gracia lo da siempre una salsa asiática, normalmente dulce, como el teriyaki.

Pan bao: un bocado saludable

Lo mejor del pan bao es su elaboración, que lo hace más saludable que otros bollos de pan. De hecho, gracias a su método de cocción, sus ingredientes mantienen mejor sus nutrientes.

La masa del pan bao se hace al vapor, por lo que aquellos que tengan una vaporera en casa o los que hayan aprendido los diferentes métodos para cocinar al vapor sin tenerla, podrán prepararlo en casa sin problema.

Para hacer pan bao basta con mezclar levadura fresca con agua tibia. Después hacer un volcán con harina floja, levadura, azúcar y sal y en el centro poner la leche, aceite y la levadura disuelta.

Tras amasarla, cuando se haya obtenido una mezcla suave y uniforme, se deja reposar una hora y después se hacen las bolitas y se aplastan. Y antes de plegar la masa sobre sí misma, se debe untar con un poco de aceite para que no se pegue durante la cocción.

En cinco minutos en la vaporera estarán listos. Eso sí, recuerda dejarlos reposar un rato sin sacarlos, si no se desinflarán.

TAGS




sukaldaTU por Ainara López