Alcachofa de Jerusalén

La alcachofa de Jerusalén se puede confundir con el jengribre por su aspecto [Foto: diariovasco.com]

Curiosidades

¿Conoces las propiedades de la alcachofa de Jerusalén?

La alcachofa de Jerusalén, conocida también como tupinambo o topinambur, es un tubérculo originario del continente americano con aspecto de jengibre arrugado. Un alimento lleno de interesantes propiedades nutritivas que era habitual en las mesas europeas de los siglos XVII y XVIII.

diariovasco.com | 04/02/2019 |

Curiosamente, la alcachofa de Jerusalén no es ni una alcachofa ni proviene de esa ciudad santa. Se trata, en realidad, del conocido como tupinambo o topinambur, un tubérculo llegado de América que recuerda a un jengibre arrugado que sirvió para alimentar a generaciones de europeos hace varios siglos. La patata, paulatinamente, la fue sustituyendo hasta llegar a nuestros días.

La alcachofa de Jerusalén tiene un alto contenido prebiótico y está recomendada en las dietas de adelgazamiento

Tambi√©n conocida como pataca, esta planta originaria de M√©xico est√° de moda debido, entre otros factores, a su alto contenido en inulina, que act√ļa como prebi√≥tico, un alimento de las bacterias intestinales ¬ďbuenas¬Ē. En concreto, m√°s del 75 por ciento de la¬†fibra vegetal del tupinambo es inulina.

No acaban aqu√≠ sus bondades. El consumo del tupinambo est√° aconsejado asimismo por sus propiedades antitumorales, reductoras del colesterol, mejorando las defensas, aliviando el estre√Īimiento y limpiando el tracto intestinal. Su ingesta da sensaci√≥n de saciedad, por lo que est√° recomendada en dietas para adelgazar. ¬°Contiene tan s√≥lo unas 25 kcal por cada 100 gramos! Mucho menos que otros tub√©rculos.

Además, la alcachofa de Jerusalén nos aporta inulina (fibra natural), minerales como el potasio, magnesio, sodio, calcio, hierro o fósforo, vitaminas como la A, B1, B2, B6, C, D. Y como no tiene gluten, con el tupinambo se hace harina para sustituir la harina de cereales con gluten como el trigo.

Alcachofa de Jerusalén: cómo cocinarla

La alcachofa de Jerusal√©n es un tub√©rculo con corteza amarillenta o viol√°cea e interior de color blanco y su sabor recuerda al de la alcachofa o incluso a la trufa. A la hora de emplearla en gastronom√≠a, se puede cocinar como cualquier otro tub√©rculo: al vapor, frito, hervido, a√Īadi√©ndolo a pucheros y potajes, sopas, cremas, etc.