mesa preparada para Navidad

En navidades se puede disfrutar de una comida saludable [Foto: diariovasco.com]

Gastronomía saludable

Comida sana para las navidades

Las fiestas navideñas no tienen por qué ser sinónimo de grandes atracones de comida. Es posible pasar una Navidad de manera saludable, con sentido común y sin cometer grandes excesos en la mesa.

diariovasco.com | 20/12/2012 |

Es habitual que en estas fechas se abuse de los dulces, de la comida rica en grasa, de la saturación de proteínas… Con unos sencillos trucos y recetas saludables se puede lograr que las citas navideñas no perjudiquen ni el estómago ni supongan kilos de más.

Más frutos secos

Una buena medida puede ser sustituir la bandeja de turrones y polvorones por frutos secos. O, al menos, ponerlos en la misma bandeja para, aquel que quiera, pueda elegir entre comer un dulce, que solo aporta calorías, o comer unas avellanas, almendras, nueces, pistachos… que son productos ricos en fibra, minerales, vitaminas y algo muy importante para cuidar el corazón: grasas insaturadas. Y, en plena época de castañas, hay que hacer mucho uso de este alimento porque su contenido en grasas es muy bajo y además posee gran cantidad de agua.

Entremeses ligeros

Se puede, además, preparar unos entrantes muy sanos a base de, por ejemplo, rulos de fiambre de pavo rellenos de hilos de yema de huevo o tomates rellenos de queso philadelphia con un poco de albahaca o salsa de pesto. Tras los entremeses, nada mejor que una ensalada especial, puede ser la típica alemana con manzana, apio y piñones que se puede aderezar con miel, yogur o mostaza. Otra opción es recurrir a la rúcula acompañada de nueces, rulo de cabra o queso parmesano. Se puede aderezar con aceite y vinagre de Módena o con vinagreta de frambuesa.

Después de los platos fríos, lo que apetece es algo más caliente. Siempre triunfa un sano consomé, un caldito de pollo, una crema de calabacín o una de calabaza.

Carnes magras y a la plancha

La carne, el pescado y el marisco suelen ser imprescindibles en la mayoría de las mesas navideñas. Para limitar las calorías de los platos, lo recomendable es optar por carnes magras, con poca grasa, como el pollo, el conejo o el solomillo, eliminando la piel y los excesos de grasa antes de cocinarlos. Como técnica de cocinado, la plancha o el asado son las que dan lugar platos más ligeros. De todas formas es preferible optar por segundos platos a base de pescado blanco y marisco al vapor o a la plancha, ya que su aporte calórico es muy inferior al de la carne.

Por lo que se refiere al postre, no hay por qué renunciar a él pero hay que tener en cuenta que un postre muy calórico dificulta la digestión y la asimilación de nutrientes. Es mejor optar siempre por las frutas, que pueden presentarse de forma original, como en sorbetes, macedonias, asadas o acompañadas de yogur desnatado.