Casa Nicolás

Parte del equipo de profesionales de Casa Nicolás [Foto: diariovasco.com]


Casa Nicolás
Tel&ecute;fono943 65 47 59
E-mailinfo@asadorcasanicolas.com

Horario: Servicio de comida de 13.00 a 15:30 horas. Servicio de cena de 20:30 a 22:00 (Excepto domingos)
Descanso semanal: Domingo noche

Avenida Zumalakarregi, 7
Tolosa,
Gipuzkoa 20400


Altamente recomendado

Casa Nicolás, una visita obligada y excepcional en el reino de la chuleta

Tolosa tiene una oferta gastronómica muy característica, con productos como la alubia y exquisitos postres como las tejas y los cigarrillos. Pero si algo destaca por su exquisitez es la chuleta, que en Casa Nicolás adquiere cotas de virtuosismo gracias a la pureza con la que se cocina

diariovasco.com | 27/02/2015 |

La experiencia es un grado, y en el caso del restaurante Casa Nicolás se convierte en la razón de su éxito, corroborado por las numerosas opiniones que los comensales que lo visitan dejan en las webs especializadas. Casa Nicolás de Tolosa alcanza las máximas calificaciones en servicio y, sobre todo, calidad gastronómica.

El secreto se encuentra no tanto en la variedad de su carta como en el sabor de su chuleta, auténtica protagonista en este restaurante. Su preparación marca la diferencia, porque incorpora una técnica aprendida hace muchos años que siempre ha dado buenos resultados y unos pequeños trucos que solo se realizan en este asador y que lo distinguen del resto.

Todas las semanas eligen con máximo cuidado las piezas de carne, siempre selectas

Pedro María Ruiz Elizondo, actual propietario, resume las claves del éxito en “ser constante, tener un mínimo de saber hacer, utilizar carne de calidad y rodearse de un buen equipo”.  “Lo único que aportamos al plato es carbón y sal, por eso la calidad de la carne es fundamental”, indica Pedro María, y por ese motivo todas las semanas se eligen con cuidado las piezas para asegurar una oferta exclusiva.

La carne de vaca vieja tiene que ser muy entreverada y debe madurar en su propia cámara para asegurar que mantenga todo su potencial. El corte también tiene su importancia, ya que una buena técnica garantiza unos trozos sin desperdicio. Existen tres tipos, el de lomo alto, medio y lomo bajo, que se recortan generosamente y se aprovecha solo el corazón.

De esta manera se eliminan las zonas exteriores con grasa para evitar que cuando se coloque la pieza en la brasa ésta se funda y vaya al fuego, lo que provocaría que las llamas saltaran y afectaran a la carne quemándola, además de no conseguir el fuego homogéneo perseguido.

Técnica Nicolás

Este tipo de combustión permite que la infiltración de sabor de la carne se funda y se deshaga lenta y pausadamente y lograr así evitar una costra pronunciada. De este modo, el cliente al morder la pieza experimenta una explosión de sabor.

La preparación adquiere tintes de artesanía en la parrilla. La clave se encuentra en mantenerla inclinada con una brasa suave y pausada. Durante 15 minutos, Pedro María y su hijo Xabier, ya un experto también en esta técnica, asan por un lado y por otro la carne y la rematan con sal fina. La razón está en que, dada la calidad de la materia prima, no consideran necesario potenciar el sabor en exceso con sal.

La parrilla, en pleno comedor, permite ver a los comensales la preparación de la chuleta en Casa Nicolás

Casa Nicolás además asegura una absoluta transparencia en todo el proceso, puesto que la parrilla se encuentra situada en el comedor principal, lo que permite a los comensales observar la preparación mientras degustan los platos.

El resultado no ha dejado a nadie indiferente en la larga trayectoria de esta casa, que fue inaugurada en 1960 por el padre del actual propietario, Nicolás Ruiz. Su hijo Pedro María y su esposa, Maixa Ochoteco, se encargan ahora de perpetuar esta técnica con la inestimable ayuda de la jefa de sala, Josune Zubeldia.

La incorporación de Xabier Ruiz asegura la sucesión. Premio “jóvenes valores, repostero del año 2013”, trabajó y aprendió junto con chef muy conocidos como José Juan Castillo (Casa Nicolasa), Martin Berasategui y Joan Roca (El Celler de Can Roca). Todos ellos de restaurantes con una historia y un sentimiento especial detrás que comparte Casa Nicolás.

Carta de calidad

Si bien es de obligado cumplimiento pedir chuleta en este establecimiento, los acompañamientos no tienen menos importancia ni son de una calidad inferior. Lomo de jabugo, espárragos de Tudela, anchoas en aceite virgen de oliva, ensalada y pimientos del Piquillo confitados “al estilo Pepita”, mujer de Nicolás, son el toque distintivo del plato. Para estómagos que no se sacian con facilidad, un buen consejo es pedir bacalao fresco con cebolla y pimiento verde del Piquillo.

Casa Nicolás cuenta con una enorme bodega con más de 40.000 referencias

Para acompañar, este asador cuenta con una bodega con más de 40.000 referencias, entre las que se encuentran vinos que maridan a la perfección con su producto estrella. Recientemente renovado, este establecimiento ofrece además la posibilidad de celebrar eventos con grandes grupos y dispone de parrillas móviles semejantes a las que se encuentran en el comedor principal.

Casa Nicolás es una referencia y un templo sagrado de la chuleta que resulta ineludible visitar si se quiere disfrutar de calidad, servicio atento y amable y una velada que costará olvidar.