Tipos de pasta y salsa

Cada tipo de pasta tiene una salsa especialmente indicada [Foto: diariovasco.com]

Sabores y texturas

Cada tipo de pasta con su salsa

La pasta es un alimento fijo en todos los hogares, pero la verdad es que la mayoría de veces no le hacemos justicia a este delicioso plato italiano. Cada tipo de pasta debe ir con su salsa, y es que conseguir un buen resultado no es tan fácil como vaciar un bote de tomate encima y espolvorear un poco de queso.

diariovasco.com | 22/08/2016 |

Que cada tipo de pasta debe ir con su salsa es algo que tienen muy presente los italianos, y si vieran en la cuna de la pasta los estropicios que se llevan a cabo con uno de sus platos más emblemáticos, se llevarían las manos a la cabeza.

Cada tipo de pasta debe ir con su salsa ideal, más o menos espesa, con tropezones o sin ellos

En Italia comer pasta de forma diaria es algo muy común, y es que allí los diferentes tipos de pasta son considerados tan diferentes como la carne y el pescado para nosotros. Es probable que ése sea el motivo por el cual tengan muy claro que cada tipo de pasta tiene que ir con su salsa, la que le va perfecta, la receta original.

El mercado de la pasta es todo un mundo. Podemos encontrar todo tipo de formas y tamaños de pasta, así como infinidad de salsas, con distintas texturas, aromas y sabores.

Podríamos dividir los tipos de pasta en tres grandes grupos: pasta corta, pasta larga y pasta rellena. Dentro de la pasta corta podemos encontrar una gran variedad de formas en la que tienen cabida los clásicos farfalle, los macarrones, los fusilli, o los penne. En la pasta larga entrarían los tagliatelle y spaghetti, entre otros. Y la pasta para rellenar la podríamos entender como dos grandes grupos, la de horno, es decir lasagna o cannelloni, y la pasta de cocer que viene ya con el relleno donde entrarían los tortellini y ravioli.

En general, la pasta corta, casaría mejor con salsas gruesas y densas, de textura espesa, como puede ser la salsa ricota o la bolognese. Esta textura facilita que la salsa se cuele en los recovecos de la salsa corta y la impregne mejor. En cuanto a los tropiezos, si la salsa cuenta con ellos lo ideal es que tengan un tamaño similar al de las piezas de pasta, ya que de esa forma se coge más fácilmente el acompañamiento y la pasta a la vez.

Aunque hay excepciones, la pasta farfalle, por ejemplo, englobada dentro de la pasta corta, casa también a la perfección con salsas ligeras como la napoletana, o el pesto rosso.

Para pastas largas

En el caso de las pastas largas, de tratarse de un tipo de pasta fina casaría bien con una salsa homogénea como el pesto alla genovese. A diferencia de la pasta larga gruesa, que combina mejor con salsas más cremosas y espesas. En este grupo, la variedad más común en nuestro país son los spaghetti, ya que son una variedad muy versátil. Los spaghetti  van genial con salsas ligeras y frescas, como el pesto alla siciliana.

Para la pasta rellena hay que tener en cuenta que también llevará otros ingredientes y sabores. Lo ideal en este caso, por ejemplo en el de la lasagna, es la salsa bechamel y la bolognese. Y en el de pastas como los tortellini, salsas más sencillas y homogéneas.