Asador Bedua

Un puente romano da acceso a la huerta de Asador Bedua. [Foto: diariovasco.com]

Propuestas

Asador Bedua: Frescura y calidad a la brasa

Sus carnes y pescados a la parrilla, junto con las hortalizas cultivadas en su propia huerta, llenan de sabor a una cuidada cocina tradicional

diariovasco.com | 08/09/2018 |

Hace más de 80 años la tortilla de patata de Asador Bedua y sus pimientos hicieron de este merendero del siglo XV un punto de referencia. Los comensales llegaban en barca por el río hasta la propia puerta de la casa para disfrutar de estos platillos, regados con una buena botella de sidra. 

Este asador, uno de los escenarios de 'Ocho apellidos vascos', cuenta con un género de primer nivel y máxima frescura

Así, Bedua se fue forjando un nombre y, gracias a la confianza y fidelidad de los clientes y el esfuerzo de su equipo, hace 36 años dio un paso más: se convirtió en un restaurante de referencia y comenzó a abrir todos los días. La suya es la historia de una familia que ha mantenido la tradición del local, de forma que van ya por la cuarta generación. 

Actualmente, su carta ha evolucionado, eso sí, siendo fieles a sus inicios y conservando en su propuesta sus elaboraciones tradicionales más emblemáticas. A su emblemática tortilla de patata y a sus pimientos ahora les acompaña una cuidada selección de platos, entre la que destacan sus mariscos, además de sus pescados y carnes a la parrilla. Todo ello acompañado de la completa oferta de vinos que alberga su bodega.

Entre sus platos de carne destacan el chuletón de buey a la parrilla y las piezas de caza. En cuanto a los pescados, el besugo, el rodaballo y otras muchas variedades que llegan a sus manos son preparadas también a la brasa, dando lugar a un género de primera elaborado con todo el mimo.

Además, cuando es temporada, cuentan también con angulas, pescadas allí mismo y disponibles tanto de forma tradicional, en cazuelita, como en ensalada.

Espacio privilegiado

Su ubicación es una de sus grandes virtudes. Situado entre montañas y a orillas del rio, comer en Bedua es todo un placer. Cuenta con una gran huerta en la que cultivan sus propias hortalizas. El tomate, los pimientos y las patatas de la casa lucen sobremanera en sus preparaciones, así como su apreciado panaché. Aunque el propio terreno donde producen sus hortalizas es digno de admirar también. 

Un puente romano es la forma de acceder al mismo, para ver de primera mano todas las verduras de temporada que llenan de color y sabor sus platos, de cocina tradicional vasca, e incluso de adquirirlas si así se desea.

Para disfrutar de su propuesta cuentan con varios espacios diferentes. Su amplio comedor interior es perfecto para reuniones de empresa o familiares, bautizos, bodas, comuniones… con una capacidad para 120 personas. 

Tiene también dos terrazas. Por un lado estaría la cerrada, que está climatizada y es perfecta para invierno, porque permite disfrutar de la comida a pie de río Urola con vistas a la huerta, bajo la sombra de los árboles. Y por el otro, estaría la terraza abierta, también con una increíble panorámica y perfecta para disfrutar en verano bajo la sombra de sus árboles.

Muchos reconocerán el restaurante en la conocida película ‘Ocho apellidos vascos’, en la que sus instalaciones sirvieron de escenario de una de las escenas del largometraje.