Cocinar sin aceite

Cocinar sin aceite es posible conociendo algunos trucos [Foto: diariovasco.com]

Salud y ahorro

Aprende a cocinar sin nada de aceite

El aceite es uno de los productos por excelencia de nuestro país, aunque puede llegar a ser un recurso excesivamente explotado en la cocina, olvidando que muchas de las recetas que preparamos pueden ser mucho más sanas y ligeras si prescindimos de este ingrediente en ellas

diariovasco.com | 30/06/2016 |

Cocinar sin nada de aceite es muy fácil, mucho más sano y el bolsillo lo agradece, ya que algunas de sus variedades como un buen aceite de oliva, no resultan nada barato. Sustituir el aceite al cocinar es mucho más fácil de lo que podamos pensar, y es que solo cuestión de acostumbrarse a formas diferentes de cocinar en lugar de apostar siempre por el cómodo chorro de aceite.

Zumo de limón o caldo pueden sustituir al aceite en la sartén a la hora de cocinar

A la hora de utilizar la sartén, aunque sea antiadherente, nos solemos asegurar de que no se pegue con unas gotas de aceite. Ya sea este el caso, o si contamos con una sartén ya algo usada, un chorro de zumo de limón o de caldo es una buena alternativa. Esta opción casa muy bien con pescados y verduras. Aunque, por ejemplo, en el caso de los filetes de carne, no hace falta añadir nada dado que los filetes se hacen enseguida.

Si en lugar de la sartén optamos por preparar la carne o el pescado al horno hay diferentes formas de hacerlo. Para el pescado basta con hacer una base de verduras bajo el filete o pieza, esto evitará que no se quede pegado. Para que no se seque podemos echarle también un chorrito de limón, lo que además le dará un toque de sabor.

Una técnica muy utilizada para el pescado también es la del papillote, que consiste en envolverlo en un papel de aluminio que hará que el producto se cocine en su propio jugo. Es tan fácil como sazonarlo al gusto, envolverlo, e introducirlo al horno.

En el caso de las carnes, las verduras son un gran aliado también, ya que si las ponemos encima de la pieza el jugo que sueltan hará que la carne no se seque y quede jugosa. De igual modo se puede preparar el pollo. Como esta carne corre un mayor riesgo de quedarse seca, se puede introducir cualquier fruta jugosa en su interior mientras se cocina, mientras se humedece periódicamente con caldo.

Otra opción son las bolsas de horno, en las que simplemente hay que introducir el pollo entero o troceado, con especias o la sazón que queramos, y algo de líquido como caldo o zumo de limón o ciruelas.

Otras formas de sustituir el aceite

Si bien el aceite es muy utilizado para freír y preparar platos calientes no hay ensalada que se precie que no esté aliñada con un poco de aceite. En este caso el zumo de limón sigue siendo una de las grandes alternativas, y para darle un toque de sabor y aportar aromas a la ensalada, las especias y hierbas aromáticas quedan perfectas.

Otro de los inseparables en la cocina son el huevo y el aceite, a la hora de querer hacer un huevo frito, aunque esta unión se puede romper de forma fácil. Basta con sustituir el aceite de la sartén por agua con sal, llenando aproximadamente dos dedos de su superficie. Cuando el agua este hirviendo se echa el huevo y se cubre con una tapa para que el huevo se haga de manera uniforme.