Rallar los alimentos

Las nueces es uno de esos alimentos que se pueden rallar y quedarán de 'diez' [Foto: diariovasco.com]

Técnicas

¿Te animas a rallar los alimentos?

Rallar los alimentos es una gran alternativa de corte, así que ¿por qué utilizarla solo con el queso o la zanahoria?

diariovasco.com | 05/09/2017 |

Rallar los alimentos y disfrutarlos de una forma mucho más fina y divertida de su sabor es una gran alternativa para alegrar nuestras preparaciones.

Rallar ajo o cebolla es perfecto para sacar su sabor sin incluir tropiezos en las preparaciones

¿Te gusta el ajo y la cebolla pero no los tropiezos? Si eres una de esas personas a las que les encanta el regusto que aportan estos alimentos pero no tanto encontrarse con trozos en la comida, optar por rallarlos es una gran opción. Además, al conseguir un corte mucho más fino, pochar la cebolla o deshacerla en una salsa o receta es mucho más sencillo.

En la preparación de dulces, rallar los alimentos es también un buen truco, ya que de esta forma, además de estilosas y cuidadas decoraciones, se consigue una elaboración mucho más sencilla.

Este es el caso, por ejemplo, de la mantequilla. La mayoría de bizcochos, magdalenas y tartas llevan mantequilla derretida en su preparación, lo cual se consigue de forma mucho más sencilla y rápida si la rayamos en lugar de cortarla.

Para conseguir rallar la mantequilla sin problema, la clave está en meterla al congelador. De esta forma se endurece para ser rallada sin problema. Las virutas se desharán en segundos, consiguiendo la masa o cobertura a elaborar en mucho menos tiempo.

Aunque si lo que queremos es conseguir un dulce acabado con el que coronar nuestro postre, lo que tenemos que hacer es rallar chocolate. Es tan sencillo como escoger el sabor deseado y asegurarse de que la tableta está bien dura. En caso de tratarse de un chocolate relleno o contener ingredientes líquidos o blandos, lo mejor es guardarlo en el congelador algunas horas.

Otro alimento a rallar: las frutas

Si le has cogido el gusto a rallar la comida y quieres lanzarte con preparaciones más elaboradas, rallar fruta te abrirá un abanico de posibilidades. Y es que las frutas ralladas son una buena opción tanto en preparaciones dulces como en saladas.

Congela unos plátanos, manzanas, frutos rojos o incluso naranjas y conseguirás el ingrediente perfecto para preparar polos o coronar tartas y magdalenas. Además, las salsas de tus carnes y pescados parecerán de restaurante.

Y para culminar estas preparaciones saladas, nada como rallar un poco de nuez, almendra o avellana. La nuez moscada, por ejemplo, se puede encontrar a la venta con su propio minirallador.




sukaldaTU por Ainara López