Muelle

Muelle del Mirador de Ulía [Foto: I. Galatas]

Un nombre sencillo

Un gran plato para el recuerdo

Rubén Trincado ha conseguido transmitir los recuerdos de la infancia

| diariovasco.com | 08/05/2014 |

Sabes que estás ante un gran plato cuando te hace recordar momentos de tu vida, creías que nunca más ibas a vivir esos momentos y ese plato te los trae. Ese crítico en la película Ratatouille al que le cae una lágrima porque el plato que tiene delante le recuerda a su infancia. 

Aquí está el plato que te trae la infancia, al menos la de algunos. Esas tardes en el muelle donostiarra de paseo, o para pescar, o simplemente para pasar el rato. Y esas vendedoras de karrakelas y quisquillas sobre una mesa sencilla de madera, cucurucho de papel y ese vasito con el que hacían la medida de lo que te ponían y el alfiler para comer las karrakelas.

Cuando te colocan delante este nuevo plato del Mirador de Ulía con ese nombre sencillo, Muelle, y que lleva karrakelas sin trabajo porque se comen enteras, camarones en carpaccio que recuerdan las quisquillas, que lleva hasta un cucurucho comestible con aromas de algas y aromas de mar,  te quedas un rato pensativo frente a él y empiezan a saltar los recuerdos porque es lo que hacen los aromas y a medida que te lo comes te sugiere un montón de imágenes, y siempre te quedas con las buenas porque es lo que quieres cuando disfrutas. Además, la ventaja es que ahora lo puedes acompañar de una gran bebida, cosa que en el muelle y determinada edad no se podía. He visto a gente silenciosa frente al plato, con los ojos cerrados y no sé si he visto una lágrima pero he pensado que este es un gran plato.

Es probable que estemos inflando y mejorando los recuerdos, qué más da, quedan los buenos y eso es lo que este plato quiere despertar y es lo que consigue transmitir.




sukaldaTU por Ainara López