Catadores

Catadores de la cata de cervezas [Foto: A. Sistiaga]

Algunas cervezas gourmets

Cata de cervezas en el Restaurante Bokado Aquarium

El mundo de la cerveza se está moviendo y está mejorando

| diariovasco.com | 30/07/2014 |

Es fácil imaginarse la situación: terraza del Restaurante Bokado Aquarium, vistas a la bahía donostiarra, calorcito (cuando da el sol) y una cerveza en la mano. Posiblemente haya pocas imágenes más refrescantes y que mejor simbolizan el placer. La mejor frase que se te ocurre es: “Qué bien se está aquí.”

Las dudas empiezan cuando se trata de elegir la cerveza y por eso nos lanzamos a una cata de varias cervezas, muchas artesanas de las que se están poniendo de moda entre nosotros y alguna de más tirada. Lo más curioso de la cata fue comprobar que, estando muy buenas todas las cervezas, cada uno tiene la suya dependiendo de factores como la edad, la costumbre de beber ciertas cervezas y el porqué, no es lo mismo una cerveza como copa intensa de sabores, que una cerveza como refresco para quitar la sed.

Arrancamos con las dos más oscuras. Un estilo de cerveza que se ha puesto de moda porque en cada copa te imaginas un aroma intenso y penetrante, y un paso por boca complejo, todo eso hace que sean las apreciadas por los nuevos consumidores, aquellos que buscan algo más que un refresco en la cerveza. Basqueland Arraun Amber, tiene un color atractivo y una espuma regular, un aroma intenso de cítricos y eucalipto, se notan unos toques de tostado elegante y tiene el estilo de sabor que les gusta a los cerveceros.

Tenía ganas de probar la nueva cerveza de Olañeta, la de la etiqueta verde, 100% local hecha con agua del Añarbe y realmente sorprendente. Porque es una IPA hecha para gustos locales, color ambar limpio, aromas elegantes balsámicos gracias a una buena elección de lúpulo y es agradable en boca por el carbónico natural, la tomaría para una comida porque aguanta bien y no cansa.

Las cervezas rubias

El siguiente grupo lo formaban las cervezas rubias, en general más ligeras pero con mucho sabor, el estilo de cerveza que te entra por la vista y que cuando la pruebas te cautiva.

Arrancamos con la Brabante Oro. Esta es una marca prionera entre las cervezas artesanas, un proyecto que arrancó hace 5 años. Tiene un color brillante y claro, aromas claros a cereal y un ligero tostado. Lo más interesante es el paso por boca porque, a pesar de su aspecto fresco, es complejo e interesante. El amargor final es lo que hace que sea apetecible.

La versión rubia de Olañeta, la amarilla, es lo que se puede considerar como una cerveza artesana auténtica. Hay que recordar que ni se pasteuriza ni se filtra lo que le da un carácter visual que atrae a los más cerveceros. Enseguida se nota el cereal y el tostado ligero, tiene una entrada fácil, refrescante como de cítrico y mucho sabor, tan interesante que pensaría en ella como una cerveza gastronómica.

Basqueland Saison du Land es la rubia en la que se nota algo de trigo, es una cerveza que se diferencia por lo aromática que es, hay algo de especias y un poco9 de piel de naranja. Es, sobre todo, una cerveza refrescantes que se bebe fácil.

Enseguida se nota el cereal y el tostado ligero, tiene una entrada fácil, refrescante como de cítrico y mucho sabor

La Grevensteiner fue la única alemana en la cata y también es una cerveza que se hace de forma artesana. Lo mejor de esta cerveza es que es muy envolvente, tiene cantidad de matices que te atrapan, una melosidad que se acerca a la miel y unos tostados que recuerdan a frutos secos. Entra muy bien y se hace una cerveza redonda, quita la sed muy bien y tiene un amargor final que te invita al siguiente trago.

La Loca Juana es una cerveza artesana que llega de Valladolid y La Loca Rubia es una cerveza que te atrae por la vista, porque tiene una turbidez atractiva que refleja su artesanía y sabes que te vas a encontrar con mucho sabor. Hay aromas de claros de tostados de panadería, pero lo mejor es lo fácil que entra en boca y el equilibrio, con un amargor final que te hace pensar en un trago largo.

El mundo de la cerveza se está moviendo y está mejorando gracias al esfuerzo de jóvenes emprendedores que se dedican a hacer que conozcamos novedades y que se empeñan en que la cerveza sea un producto gourmet con carácter. Lo importante es que cada uno busque la suya y que en esa búsqueda sepa disfrutar de las diferencias.

Participantes en la cata de izquierda a derecha: Iñigo Galatas, Gaizka Izeta (Never Stop); Joxemi Ayerbe (Gandarias); Gonzalo Parra (Basque Culinary Center); Humberto Segura (Antonio Bar); Iñigo Agote (Kalima); Santiago Segueiro (Bokado Aquarium)




sukaldaTU por Ainara López