Valenciso

Valenciso Blanco 2015 [Foto: I. Galatas]


Valenciso Blanco

Año:2015

D.O: Rioja

Precio:15 €


Ctra. LR - 313 Ollauri - Nájera Km. 0,400
Ollauri,
La Rioja 26220


El blanco de Valenciso

Vino e la semana - Valenciso Blanco 2015

Sólo hacen un tinto Reserva y ahora el blanco está a su altura

| diariovasco.com | 23/12/2017 |

Valenciso es una de esas bodegas de las que apetece hablar. En primer lugar porque es fácil enamorarse de las dos personas que están detrás del proyecto, Luis Valentín y Carmen Enciso (Val - Enciso) son dos personajes enamorados del viñedo y empezaron a sacar adelante su propio vino cuando tuvieron claro lo que querían hacer y comn los que apetece estar hablando de todo lo divino y humano. Es fácil hablar del viñedo en vaso junto a la bodega de Ollauri, Rioja Alta, con cepas mayores, de esas que nos encanta mirar lo anchas y poderosas que son y cómo siguen dando uvas. Es fácil que te pueda apetecer pasear por una bodega moderna sin estridencias y en cuyo interior te encuentras con esos depósitos de cemento, como se hacía el vino de toda la vida y que ellos ya idearon antes de que se pusiera de moda.

Tuvieron las cosas tan claras que arrancaron con un vino y sólo hacen ese vino que es un Reserva de Valenciso del que siguen, más o menos, en la misma línea de cantidades según pasan los años, no están preocupados por un crecimiento desmedido, están preocupados de que cada vez que abras una botella de Valenciso te encuentres con el vino que ellos quieren transmitir y que es un vino de sensaciones, de pasiones, de encuentros entre amigos. Porque esa es otra, Valenciso es el encuentro de un montón de pequeños inversores amigos (muchos de Donosti) a los que les gusta un buen vino y una buena conversación.

Afortunadamente para nosotros ahora se han lanzado a hacer un vino blanco y para eso, con su experiencia y con lo que saben del mundo del vino, se han decidido a elaborarlo a partir de dos variedades casi perfectas, la viura y la garnacha blanca. Coinciden un montón de jóvenes bodegueros en que la viura es perfecta y que si antes no se valoraba es porque se la maltrataba. Hay que darle cariño, sabiduría y experiencia para poder hacer un vino que te enganche, como es el caso.

Y luego está la garnacha blanca que es la variedad que se tenía que haber quedado desde siempre porque da ese carácter untuoso y mineral a los vinos. A todo eso les unes el hecho de que la madera es del Cáucaso lo que de le da sutileza a pesar de los nueve meses declarados. Este es un vino que te cambia los esquemas del vino blanco, no cansa, es elegante, seductor, es de los que buscas sensaciones nuevas en cada copa y de los que apetece repetir con amigos como los que me lo descubrieron.  Y por 15 euros se puede repetir siempre.




sukaldaTU por Ainara López