Tras

Tras da Canda 2016 [Foto: I. Galatas]


Tras da Canda

Año:2016

D.O: Rias Baixas

Precio:30 €


Bodegas y Viñedos Rodrigo Méndez
Tel&ecute;fono986 854850

Carballoso, S/n
Carballoso,
Pontevedra 36968


Grandes vinos gallegos

Vino de la semana - Tras da Canda Caiño Blanco 2016

Rodri Méndez demuestra que Galicia tiene un largo recorrido en vinos

| diariovasco.com | 17/04/2018 |

Si juntas el hambre con las ganas de comer puede que consigas sacar adelante proyectos que tenías escondidos en el corazón. Rodri (Rodrigo Méndez pero conocido en el mundo vinícola como Rodri a secas) tenía la mirada puesta en el Atlántico, en los vinos que salían de una albariño en una zona casi exclusiva, el Valle del Salnes, una subzona de la que dicen que salen los mejores vinos de toda Galicia, es lo que dicen las leyendas y allí eso de las leyendas tiene mucho valor y si encima salen estos vinos es que deben ser ciertas.

Raúl Pérez (siempre Raúl) es un inquieto y casi huele el Atlántico desde su tierra del Bierzo así que puso el ojo también en la albariño, esa uva que él pensaba que podía dar mucho de sí pero había dejar que creciera a su aire y se pusiera guapa antes de recogerla, estaba convencido de que bien tratada esa uva tenía que dar vinos con menos acidez, más redondos y elegantes.

Uno se juntó al otro y entre los dos se convencieron de que aquello tenía futuro. Hay muchas locuras detrás de aquellos sueños como cepas centenarias, vinos envejecidos en el mar, ayudados por las bateas de los mejilloneros, llenos de especies marinas vivas que viven pegadas a las botellas como si supieran qué tesoro hay detrás del cristal, locuras y grandes vinos para disfrutar.

Y Rodri empezó a plantar viñedo donde antes había eucaliptos, recuperando la zona que otros habían dedicado a un cultivo que daba más por menos pero que deshacía el paisaje y la tierra. Decidió hacerlo en espaldera en lugar del emparrado tradicional aprendiendo a las duras que la tradición tiene sus motivos.  Pero sacó adelante las cepas de caiño blanco y presenta este excepcional blanco que hace pensar en estas cepas nobles de vinos consistentes, vinos para disfrutar de una sentada, vinos para hablar de vinos, la expresión de la fruta blanca y la madurez de una crianza justa para que el vino se convierta en pura seducción. Son 30 euros que bien lo valen.