Las Gravas

Las Gravas 2015 [Foto: I. Galatas]


Las Gravas

Año:2015

D.O: Jumilla

Precio:23 €


Ctra. Jumilla a Hellin RM-428 Km. 8
Jumilla,
Murcia 30520


El equilibrio en Jumilla

Vino de la semana - Las Gravas 2015

El tiempo y los grandes vinos le han dado la razón a José María Vicente

| diariovasco.com | 05/03/2018 |

El título de “Nuevos viñadores” del libro de Luis Gutierrez no se refiere a que los hacedores de vinos que aparecen descritos sean jóvenes y ni siquiera nuevos. Como en el caso de José María Vicente son personas que pueden llevar 30 años haciendo vinos pero el motivo que les lleva a aparecer en el libro es que están haciendo cosas diferentes allá donde están o han sido una pieza clave haciendo los vinos de la zona, cambiándolos, haciendo que sean bebibles y haciendo que sean conocidos.

El caso de Casa Castillo en Jumilla es diferente, para empezar porque aquí no hay una historia de tradición, el bueno de José María iba para arquitecto cuando decidió, junto a su padre que era fiscal, poner en marcha una bodega en una finca familiar que tenían. Ni siquiera habían hecho vino en su vida, el mismo José María confiesa “no sabíamos lo que era la fermentación maloláctica” pero tenía mucho entusiasmo y en aquella finca había cepas en un terreno lleno de gravas y algunas tan viejas que no había pasado el pie americano después de la filoxera, de pie franco. A finales de los 90 fue la primera vez que paseé literalmente entre gravas y aún hoy esa sensación no se me olvida.

Y, además, José María Vicente es una persona tranquila, reflexiva y con la mirada puesta en el objetivo de hacer las cosas bien, sabía que la monastrell era una uva noble a pesar de lo que decían los mercados, porque decir Jumilla hace años llevaba a la incredulidad en el mundo de los vinos, se usaba para reforzar otras variedades y no para disfrutar del vino. Hace mucho calor en Murcia y en las bodegas el vino no aguantaba. Además, encontró otras variedades como la syrah y la garnacha que se adaptaron al terreno y al tiempo.

Dice Luis Gutierrez que a base de “ensayo y error” ha ido aprendiendo y hoy podemos decir que José María Vicente ha conseguido el equilibrio perfecto para recoger la uva en el momento justo para que pueda expresar lo que le dan esas gravas, ha encontrado el volumen para el envejecimiento (barricas de más de 500 litros, fudres) y el vino está muy cerca de la perfección, es la mejor manera de entender el sentido de “disfrutar de un vino”. En eso que te tomas una copa y te encuentras con la fruta mediterránea pero enseguida te llega la elegancia de una madera que va hacia cueros y encierra un vino único, sedoso, toda una experiencia hacia la palabra armonía por 23 eruos.