La Garnacha

La Garnacha de Mustiguillo 2014 [Foto: I. Galatas]


Carretera Nac. 330 KM. 196, El Terrerazo
Utiel,
Valencia 46300


Otra joya de Toni Sarrión

Vino de la semana - La Garnacha de Mustiguillo

El mediterráneo puede dar vinos frescos si se hacen con pasión

| diariovasco.com | 01/03/2016 |

Así que el loco de Toni Sarrión ha decidido aprovechar viñas de garnacha que están en la Finca Terrerazo, viñas en vaso, mayorcitas y ahora se dedica a hacer una garnacha, una garnacha que jamás te podrías imaginar que fuera mediterránea, pero lo es. Empezamos desde el principio.

A Toni Sarrión se le fue la pinza hace ya tiempo, cuando decidió dejar su vida “normal” de alto ejecutivo, que es para lo que estudió, y dedicarse al negocio familiar en la Finca de su propiedad. No contento con fundar Bodegas Mustiguillo decidió apostar por una uva, la bobal,  que interesaba porque daba volumen y mejoraba vinos de otras denominaciones y donde otros le dejaron “¿para qué, si de ahí no vas a sacar nada?” él decidió tirar adelante con su idea y hacer el mejor vino de la uva bobal que se pudiera hacer.

Desde el 2000 puso sus vinos en el mapa e hizo tanto ruido, eran de tanta calidad sus vinos que enseguida se posicionó como uno de los grandes enólogos del país. Y así hasta que el Finca Terrerazo del 2011 se premió como el mejor tinto español. Hoy en día nadie duda de la bobal, a todo el mundo le suena Utiel Requena porque ahí es donde está situada la bodega, pero ha sido tanto su lucha y esfuerzo que a la Finca en sí le han dado la calficación de Denominación de Origen Protegida. Todo un lujo para alguien que empezó su experiencia profesional detrás de una mesa y que soñaba con el vino.

Lo mejor es que Toni ha sabido adaptar sus uvas a  los gustos más actuales y lo que empezó siendo un vino con mucha potencia y ligeramente pesado ha terminado por ser un vino elegante y muy complejo.

Lo que nos lleva a esta garnacha, porque sí, había garnacha en la finca, iba y venía, se usaba y no se usaba, según los años y las necesidades. Pero Toni también sabe que la garnacha es una variedad de las que gustan, y ha sabido hacer un vino que se escapa a lo que podamos pensar de la garnacha, ha conseguido hacer un vino con mucho aroma a flores, un vino de paso ligero y divertido, un vino que se te queda un largo rato en boca. El mediterráneo francés está lleno de este estilo de vinos que tanto gustan y Toni sabe que su garnacha, la de su finca puede dar los mejores vinos de ese estilo. De momento aquí está la primera añada, con 10 meses de barrica, todo muy suave, muy sutil. Es un gran vino para el verano y que queda apuntado.




sukaldaTU por Ainara López