Pícaro

Pícaro del Aguila 2016 [Foto: I. Galatas]


Pícaro del Aguila

Año:2016

D.O: Ribera del Duero

Precio:22 €


Calle Los Lagares, 42
La Aguilera,
Burgos 09370


La nueva Ribera del Duero

Vino de la semana - Pícaro del Aguila 2016

Jóvenes que están cambiando el cauce del Duero

| diariovasco.com | 27/02/2018 |

La Ribera del Duero está cambiando y lo está haciendo, afortunadamente, para bien. La culpa de ese cambio lo tienen una especie nueva que ha invadido esa zona donde había mucho viñedo viejo de esos que cuidaban unos señores mayores y que pocos le hacían caso. Llegaron modas que dijeron “el vino que se hace de esta manera gusta a un mercado en concreto y yo te voy a dar muchos puntos y así tus vinos se venderán muy bien” y como alguno de esos vinos se vendieron a grandes precios todos fueron detrás.

Pero éramos muchos los que decíamos que bien, que vale, pero de aquellas botellas, además de su precio, sólo te bebías una botella entre 6 amigos (a una copa cada uno) y se acabó, porque ya te había saturado. Ahora han llegado unos enólogos jóvenes que están haciendo las cosas de otra manera porque han aprendido a beber vino entre amigos y se nota.

Uno de ellos es Jorge Monzón, quien junto a su mujer Isabel Rodero sacan adelante vinos diferentes. Una vez que tuvo la lección aprendida en Francia, incluida la Romanee Conti donde empezó su locura prácticamente sin saber francés, volvió a la Ribera del Duero donde coincidió con una nueva perspectiva de Nacho Arzuaga para los vinos de la bodega y mientras tanto iba comprando parcelas con viñedos viejos en vaso (es importante que las cepas sigan en vaso) que cuidaba y vendía las uvas a los mejores del lugar. Como suele ocurrir con estos apasionados del vino, dejan un trabajo seguro para hacernos disfrutar con sus vinos propios y nació el Domino del Aguila. Una bodega pequeña que hace algunos de los grandes vinos de la zona.

Pícaro del Aguila es su crianza (para que nos entendamos) y es una especie de declaración de intenciones porque ya se nota la transformación, donde antes había mucha extracción, concentración y poderío ahora hay sutileza, finura y mucha sensibilidad por el vino. Se cuida cada cepa para que exprese el terreno donde crece, incluidas cepas blancas que entran, y se cuida la elaboración para que nada sea falso, “no tiene ni despalilladora” dice Luis Gutiérrez de la bodega que declara como “la más pequeña del mundo” al menos del mundo que él conoce y es mucho. Pisado como se hacía antes sale fruta y más fruta, con la madera que justo roza y sugiere. Copa tras copa de un vino que se hace divertido y que te imaginas en una tarde de primavera en el campo. Rico en torno a los 20 euros.