LZ

LZ 2016 [Foto: I. Galatas]


LZ

Año:2016

D.O: Rioja

Precio:8 €

Un enólogo de Irun

Vino de la semana - LZ 2016

La pasión por un vino sencillo

| diariovasco.com | 02/05/2018 |

Sería fácil acabar esta serie de vinos dedicados al libro de Los nuevos viñadores” de Luis Guitérrez hablando de Las Beatas 2015, el vino de Telmo Rodríguez al que, precisamente Gutiérrez le ha dado 100 puntos en la guía Parker de vinos. Pero seamos realistas, son más de 100 euros y no hay quien lo encuentre en el mercado.

En esta ocasión voy a hablar de Telmo Rodríguez a través de uno de sus vinos más populares y creo que es uno de los que mejor representa su pasión por el vino el LZ. El irunés Telmo Rodríguez ha sido, desde hace ya muchos años el gran hacedor de vinos de este país. En el año 94 fundó, junto a Pablo Eguskiza, la Compañía de Vinos de Telmo Rodríguez. Sus primeros pasos fueron hacer vinos allá donde encontraran los mejores viñedos, en aquel entonces tener una bodega no era lo importante sino hacer los mejores vinos (y también debo decir que a los mejores precios).

He tenido la suerte o la casualidad de poder seguir cada proyecto que hacía y de catar los vinos de todos esos proyectos y admirarlos. Recuerdo una noche que pedí un Gago de Toro en un restaurante de copetín y un americano en la mesa de al lado preguntó al sumiller por ese vino tan raro que pedía un español y que no era Rioja, le pasé una copa (es lo que se hace en estos casos) y lo apuntó. Telmo siempre ha sido una referencia y sus vinos nunca defraudan. En el 98 encontró su rincón en la Rioja, en Lanziego, donde con el tiempo ha construido una bodega y donde hace vinos que enamoran directamente.

LZ es un vino sencillo, sobre los 8 euros, y es su concepto de un vino bebible. Es el vino clásico de pueblo, el vino que él siempre quiso recuperar y hacer. Recuerdo cuando se presentó en Barcelona con una pasión tal que la leyenda asegurará que dijo la frase: “si tuviera que hacer un solo vino en mi vida, sería este.”. Su pasión se basaba en que había conseguido el vino que se puede beber a diario sin cansarte del vino y sigue siendo así. Ligero, fresco, mucha fruta y seda pura. Depósitos de cemento, tempranillo, graciano y garnacha, Rioja alavesa y la pasión y el conocimiento de Telmo Rodríguez uno de los grandes. Un vino del que no te puedes olvidar porque te agarra el alma.