Txakoli Katxiña

Txakoli Katxiña ofrece todo un universo de sensaciones [Foto: diariovasco.com]

De Orio

Txakoli Katxiña, el sueño de una familia

Modernidad y tradición se dan la mano en este txakoli, que lleva el nombre del famoso asador oriotarra y que ha irrumpido en el mercado con mucho éxito

diariovasco.com | 22/10/2015 |

Txakoli Katxiña ha irrumpido con mucha fuerza en el mundo del txakoli. Katxiña es un nombre fuertemente vinculado a la gastronomía guipuzcoana gracias a ese asador oriotarra famoso por el buen trato que dan siempre en su parrilla a piezas de carnes y pescado.

El de Katxiña es un txakoli elaborado con uva de la variedad Hondarribi Zuri

La misma familia se encarga también de elaborar Txakoli Katxiña, que comenzó a etiquetarse en 2013 con una producción de 10.000 botellas, pero que en la actualidad alcanzará ya las 44.000 botellas. Las críticas de los expertos son inmejorables, así como la aceptación que ha tenido en los mercados y en los eventos que Katxiña organiza, como bodas, donde su txakoli siempre ha cautivado. Txakoli Katxiña es, a día de hoy, el sueño cumplido de una familia.

Y es que son varias las generaciones que han soñado con comercializar un txakoli con las parras de Hondarribi Zuri que siempre han enmarcado la entrada al caserío. Esas uvas eran utilizadas para elaborar un txakoli que se degustaba en familia y con las amistades. Ahora, con ocho hectáreas de viñedos, Txakoli Katxiña es ya una realidad.

Los procesos para su elaboración cuidan y respetan el medio ambiente. El trabajo en la viña es familiar y manual, como lo ha sido toda la vida, mimando la vid y seleccionando con sumo cuidado la uva para lograr un txakoli redondo. En bodega es donde entra la modernidad en escena:  la mejor tecnología está al servicio del txakoli para que se conserven todas las cualidades de la uva  y se transmitan al vino de la mejor manera posible.

¿Cómo es Txakoli Katxiña?

Quienes lo han probado, dicen que Txakoli Katxiña ofrece todo un universo de sensaciones, aromas, sabores y colores. Es de color amarillo pálido brillante con matices verde esmeralda. En boca es fresco y vibrante, con aromas frutales y notas de brisa de mar. En nariz, es intenso. Esa intensidad aromática se reparte bien en boca, donde resulta redondo al paladar y deja un gusto agradable y duradero.

En lo que al maridaje se refiere, casa de manera fenomenal con las mejores conservas de pescado, entremeses ibéricos, platos frescos de marisco, ensaladas o arroces, así como con pescados a la parrilla.




sukaldaTU por Ainara López