Terras

Terras Gauda Etiqueta Negra [Foto: I. Galatas]


Terras Gauda Etiqueta Negra

Año:2012

D.O: Rias Baixas

Precio:35 €


Estrada Tui - A Guarda, Km. 55
O Rosal,
Pontevedra 36760


Un vino blanco de altura

Vino de la semana - Terras Gauda Etiqueta Negra

Una bodega que ha crecido pero sigue pensando en vinos con mucho detalle

| diariovasco.com | 23/11/2016 |

Casi 25 años han pasado desde mi primera visita a la bodega Terras Gauda. En aquella época no ibas a O Rosal de vacaciones. La palabra “enoturismo” no es que no se hubiera inventado, es que si la decías podías encontrarte metido en un lío. El concepto en sí parecía absurdo. Pero entre esas carreteras endomoniadas y detrás de alguna curva apareció la bodega casi recién construida. Y un joven, más bien comercial, que casi ni nos esperaba, nos iba explicando el futuro de la bodega, terrenos recién plantados o aún sin plantar, muchas ilusiones y muchas promesas. Por aquel entonces no llegaban a las 40.000 botellas, hoy hacen más de millón y medio.

Puede que haya cambiado el formato de la bodega, la excelencia en los sistemas de gestión, los controles del proceso, la tecnificación, ahora ya es una bodega de altos vuelos, pero hay una cosa que nunca ha cambiado y es el objetivo que desde el principio pusieron en la calidad. Con los años jamás se ha podido decir aquello que se dice de algunas bodegas: “se nota la cantidad de vinos que hacen porque ha bajado la calidad. Nunca, es más, su aumento de volumen coincidió con los años en que empezábamos a hablar de que los buenos albariños había que tomarlos con años en botella y Terras Gauda siempre ha sido un ejemplo de esos buenos albariños que aguantaban más de un par de años en botella. Y por cierto, con ellos empezamos a aprender que, además de la albariño, existían la caiño, la treixadura y la loureiro.

La etiqueta negra fue un vino que empezaron a hacer muy pronto. De los primeros en atreverse a fermentar sus variedades en madera. Luego la crianza se hacía con sus lías lo que le da al vino un carácter muy graso que es lo que encanta.

En este caso albariño es la base, además entran la caiño y loureiro, todo eso le da un aire floral muy divertido, lo demás, la fermentación y la crianza le dan la elegancia que necesita un vino de esta categoría. Se siguen haciendo muy pocas botellas y si uno es capaz de esperar 4 años de botella mejor que mejor porque podrá tomarse una joya de vino blanco. Un gran regalo que sorprenderá a quien lo reciba.




sukaldaTU por Ainara López