'5 sentidos' y Azpilicueta

'5 sentidos' de Azpilicueta [Foto: Archivo Azpilicueta]

Una novedad en el vino

Los 5 sentidos de Azpilicueta

Probar 5 grandes vinos sin tener que abrir 5 botellas

| diariovasco.com | 27/05/2015 |

A los del vino nos gusta una novedad más que comer con los dedos (que también nos gusta), por eso cuando te dicen que te van a presentar algo novedoso te pones nervioso y hasta te portas bien.

Lo que pasa es que las novedades se basan en lo que está dentro de la botella que empieza en el viñedo: que si el caballo en la viña, que si el despiste sexual a la pobre pulga. Luego pasa por la recogida que se hace en noches de luna llena con las manos de una moza casadera en más de un año y con pequeños platillos para no estropear la uva. O en la propia elaboración que si madera, que si cemento, que si 500 litros, que si huevos… Pero al final del camino todo se reduce a lo que entra en la botella de 75 (o a sus parientes mayores) y poco más. 

Y ahora llega Azpilicueta con Elena Adell al frente para demostrarnos que no, que también se puede ser novedoso en la botella, y no ya con la forma que también los hay, sino incluso con el volumen. Ahora presentan 5 Sentidos, una caja que contiene 5 grandes vinos de la casa y que te puedes llevar incluso de excursión sin que te pese porque son 5 tubos de ensayo que contienen 100 mls. de vino cada una. El blanco viura con 3 meses de barrica con sus lías, el rosado que tanto ha dado que hablar, el extraordinario Origen 2010, el crianza de la casa y el reserva.

Y eso ¿qué da de sí? Tan sencillo como que si el vino está bueno, y lo está, lo que sale del tubo también lo está. En este caso el envase no afecta al contenido y cada vino se expresa de la manera en que se tiene que expresar, en el blanco tienes la fruta blanca de la viura y la cremosidad que te dan los meses de barrica y el año de botella. Del rosado toda la frutita roja y la frescura que se le exige, en el caso del Origen está la fruta roja fresca, cerezas y frambuesas y todas las flores aromáticas, qué sincero y grande es este vino. Y el Reserva y el Crianza de la casa no decepcionan a quienes buscan los riojas de toda la vida.

Fácil, la cajita se enfría para que los vinos blanco y rosado estén a su temperatura, los abres con la rosca (te puedes olvidar del sacacorchos) y mientras te los tomas, los tintos se van poniendo a la su temperatura.. La idea es muy buena para el pic nic, para un regalo, para llevar un par de obsequio a casa del anfitrión/a y así no te lías por si es mejor llevar un blanco o un tinto pero, sobre todo, para poder probar 5 grandes vinos de una sentada y sin tener que abrir 5 botellas de vino.

Lo dicho, una muy buena idea.




sukaldaTU por Ainara López